viernes, agosto 07, 2009

ARTE EN LA TIERRA



Desde el año 2003, en la aldea riojana de Santa Lucía de Ocón, a primeros de agosto se organiza la exposición "Arte en la Tierra", dirigida por el escultor canario-riojano Félix Reyes, en la que diversos artistas plantan sus obras en el rico y diverso paisaje de este valle salpicado de aldeas y constituido por un mosaico de rastrojos y cultivos bordeados por setos, pastos, matorrales, sotos y bosques que cubren los valles, las suaves colinas y las riberas de los arroyos.

Los artistas que participan en la exposición de este año que se inaugura mañana son:

El leonés Alfredo Omaña (en la primera foto), con su "Sueño Verde". Su idea consiste en intervenir ese paisaje segado y agostado con un conjunto de camas, tanto metálicas como hechas de hierba natural. Se dispersarán un conjunto de pacas de fresco heno por un agostado campo, donde la gente pueda tumbarse y descansar o simplemente contemplar el paisaje.

La argentina Carolina Belén Martínez expone su proyecto "Cartografía de la percepción", que consta de dos partes, una acción que se desarrolla de forma interactiva con los habitantes de Santa Lucía de Ocón y una instalación que establece un diálogo con el pueblo, su gente y su historia. Su idea es intervenir en el paisaje de Santa Lucía de Ocón con piedras que ha ido recogiendo de diferentes lugares, como una forma de mezclar los distintos paisajes, de fusionarlos entre sí y con parte de su propia memoria. Cada piedra, además de un mapa, lleva la pregunta "¿y a dónde la llevas ahora?" y un correo de contacto, con la idea de que quien la encuentre la lleve a otro paisaje distinto, se lo haga saber y de esa manera poder armar un nuevo mapa de recorridos. Una cartografía de las piedras que con distinto origen coinciden en un lugar determinado y tomando ese sitio como punto de partida siguen cada una construyendo su propio camino.

Emilia Fernández: Su proyecto consiste en elaborar unas cajas-cuadro a modo de foto instantánea en la que convivan distintos estratos atemporales. Pretende que cada caja sea el testimonio vital de las generaciones de una misma familia. Se expondrán en una casa o pajar abandonados y cada caja contará una historia de cada familia. Es un intento de parar, aunque sea por un instante, el tiempo.

Fernando Rubio expone su proyecto "Dejar Huella", una invitación abierta y espontánea a todos los transeúntes de todas las edades y condiciones sociales a participar en un lugar afín a la sociedad para el que se plantea y con el que se desarrolla.

María Gutiérrez muestra su proyecto "La Pecera". La idea es crear una pecera donde los peces naden en el aire, sobre la tierra de secano de Santa Lucía y que sus vivos y brillantes colores resalten sobre la tierra parda u ocre del cereal o la paja. La pecera permitirá deambular por un colorido jardín de peces que nadarán alrededor de la gente, mecidos por el viento.

No os preocupéis, aunque viene a cuento, no voy a volver a torturaros con el "Santa Lucía", ni a poneros "música para cerdos", proveniente de esta tierra de vino y artistas, en donde, en lugar de quemar los rastrojos, hacemos arte con ellos ¡Viva La Rioja!

En la segunda foto: Obra de Demetrio Navaridas, expuesta en Santa Lucía de Ocón en agosto de 2003, "Vueltas y vueltas", un bonito dibujo en espiral sobre el rastrojo.

Recordar también aquella entrada de hace casi año, sobre "El Batec de la Terra", y esa otra sobre "el ojo oscuro de la tierra".

8 comentarios:

Le Mosquito dijo...

Me quedo con la primera intervención:
"La imaginación... a la cama"

Mad Hatter dijo...

Ya sabía yo que eso de las camas te iba a gustar "Mosqui".
Buen finde repleto de imaginación en la cama, en la cámara, en la cocina, en la ropa, en el lápiz, en el pincel, en el ordenador, en todas partes, vamos.

Le Mosquito dijo...

Ja ja ja!
me hace gracia tu comentario porque, en verdad, sigo con mi costumbre de hacer de todo. Ahora estoy pintando una tabla con chinches de colores para la mosquita (ya mostraré una con lagarto), y hace un ratito la he cocinado choco frito y tomates aliñaos >(comida mostrenca, pero sabia, si cuentas con buenos tomates y chocos salvajes).
Sigo con la conexión "así así", por lo que no puedo navegar como me gustaría. Sigo aquí, no "estante".
Abtrazo.

Mad Hatter dijo...

Muy bien, muy bien, qué pocos hombres renacentistas quedamos y qué poco valorados estamos ¡Ayyyyy! Pero tú sigue así, cuidando a la "mosqui" para que no se le ponga la idem detrás de la oreja ¡Ja, ja!
Un abrazo imaginativo... pero en vertical ¡Eeeh!
P.D.: ¿Qué son los chocos? Por aquí por el Norte "txoko" es el rincón del frontón entre el frontis y la pared izquierda, o bien un pequeño chiringuito donde hacer meriendas con los amigos ¡Aupa Titín!

WODEHOUSE dijo...

Ayy, que curioso, chiquitoo! Los riojanos que nos sobra el arte por todos lados!
Pues te digo que al ver las camas me acuerdo de que hay mucho arte por el campo, me ha venido a la mente esos somieres de muelles que sirven para delimitar las fincas y los ponen como cancela el todos los campos. Siempre me ha llamado la atencion. besos.

Mad Hatter dijo...

Dí que sí, "Wood", riojanita resalá.
Eso de los somieres viejos que se utilizan como cercas, para no molestarse en hacer una como Dios manda, es de lo más cutre-paleto, y sí, he de confesar que hasta en La Rioja se ve ¡Ay Señor, Señor! Si es que no todos podemos ser artistas ¡Leche!

El futuro bloguero dijo...

Ayer ví en la tele un reportaje sobre un pueblo que estaba instalando camas para que la gente pueda disfrutar de la lluvia de estrellas en esta semana de San Lorenzo...

(que ganas de probar los chochos con tomate aliñao del Mosquito me están entrando...)

Es que el tomate gaditano, es espectacular.

PD, nunca es demasiado corazón, diga Willy lo que dijera

Mad Hatter dijo...

"FutBlo" tío, me temo que te ha traicionado el subconsciente en el paréntesis de tu anterior comentario (je, je).
El corazón en constante sístole y diástole, a veces lo tenemos contraido, pero cuando se expande demasiado a veces puede explotar.
Un abrazo en el profundo txoko del corazón.