viernes, febrero 27, 2009

Blodeuwedd





El "Mabinogi" es un libro que recoge cuentos de la mitología celta galesa. Su cuarta rama versa sobre la historia del rey Math, hijo de Mathonwy.

Math ap Mathonwy, Dios de la gente rica del submundo y de la magia, es el rey del trono de Gwynedd. Su hermana es Dôn, la Diosa Madre, una de cuyas hijas es Arianrhod, Diosa de la belleza, la luna y la fertilidad. A pesar de lo cual, se suponía que era virgen, hasta que un día su tío Math le hizo una prueba mágica y descubrió que Arianrhod tenía un hijo llamado Dylan Ail Don.

Irritada por haber sido descubierta, Arianrhod salió corriendo, pero en su huida se le cayó un pequeño objeto (ver tercera foto), el cual fue recogido por su hermano Gwydion, quien descubrió asombrado que dentro de dicho objeto había un niño al que llamó Lleu Llaw Gyffes, Dios de la luz, las artes, la medicina y la profecía.

Un buen día Gwydion presentó a su hermana Arianrhod al que fuera el segundo fruto de su falta de castidad, su hijo Lleu Llaw Gyffes. Al verlo, la Diosa montó en cólera y castigó a su hijo con tres maldiciones, consistiendo la tercera de ellas en que nunca tendría una esposa humana.

Pero Math y Gwydion se apiadaron de Lleu y crearon para él una mujer hecha con flores, a la que llamaron Blodeuwedd (cara de flor), con la que Lleu se casó.

Al estar hecha de flores, Blodeuwedd era de una belleza incomparable, pero, como carecía de alma, su comportamiento resultaba un tanto amoral, por lo que un día conoció a un tal Gronw Pebr con el que mantuvo un romance y ambos planearon asesinar a Lleu.

Pero Lleu, al ser un Dios, sólo podía ser muerto bajo ciertas condiciones. No se le podía dar muerte ni dentro ni fuera de casa, ni a caballo ni a pie, y sólo podía ser muerto por una lanza que hubiese sido forjada mientras la gente estuviese asistiendo a misa.

Blodeuwedd convenció a Gronw de que él podría matar a Lleu si ponía un pie sobre una cabra y el otro dentro de una bañera colocada en la orilla de un río pero bajo un tejado y utilizando una lanza forjada cuando la gente estuviese en misa.

Así que pertrechado de semejante guisa, Gronw lanceó a Lleu y éste cayó aparentemente muerto. Y así Gronw y Blodeuwedd asumieron el poder. Pero al enterarse Gwydion del asesinato, éste encontró y curó a Lleu, quien tomó la forma de un águila, la cual mató a Gronw.

Por su parte, Blodeuwedd fue transformada en búho por el poderoso mago Gwydion, mediante el siguiente conjuro: "Tu cara no verá la luz del sol, nunca más, y tendrás miedo de las demás aves, quienes serán hostiles contigo, y te acosarán y te molestarán allí donde te encuentren. No perderás tu nombre, pero siempre serás llamada Blodeuwedd".

Y esta es la "sencilla" explicación de por qué las aves diurnas se ponen a chillar y a molestar a las rapaces nocturnas, cuando las encuentran dormitando camufladas en algún rincón, durante el día.

Resuena en el sombrero: "Blodeuwedd".- Damh The Bard (Brighton (UK), 2001). Bardo actual de la tradición celta druídica (en la última foto). Canción incluida en su álbum de debut, "Herne´s Apprentice", es un poco "tostón" pero cuenta muy bien la complicada historia de la diosa-cara de flor-búho "Blodeuwedd".



Muchas gracias a mi paisano Javier Asensio por descubrirme esta interesante historia de la mitología celta galesa.

7 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Como diría el buen Obelix al que citabas el otro día cuando se me ocurrió poner una ensalada y tú querías zamparte un jabalí...

Están locos estos celtas...

Abrazo

Julius Humix dijo...

Puede parecer una historia un tanto enrevesada y loca, pero, en el fondo, refleja muy bien la psicología humana, como el hecho de que siempre le queremos buscar algún resquicio a las leyes y a las normas para burlarlas en beneficio de nuestros propios intereses.
Así como el hecho cierto de que cuando los pájaros descubren a un pobre Cárabo durmiendo camuflado pegado a un tronco lo atormentan con chillidos y aleteos a su alrededor.
Un abrazo ¡Por Tutatis!

ana dijo...

Si tengo un ídolo en esta vida, ese es el druida Panorámix !! (hacemos pócimas, cada quien en su tiempo y su lugar)pero si hay algo supremo en la cultura celta es su música, así que gracias por la canción...

atikus dijo...

Pues como diria Obelix y FB, a mi las aves que hagan lo que quieran, siempre que no chillen cerca de mi casa ;)

abrazos

Julius Humix dijo...

¡Bienvenida a esta tribu de irreductibles galos, Ana!
Recuerda que el muérdago sagrado que crece sobre las ramas del roble hay que recogerlo en la luna llena de enero con una hoz de oro.

"Atikus" me temo que los alegres pajarillos te han confundido con un ave nocturna y crápula y te dan la tabarra más de la cuenta (je, je).

Un abrazo.

Bloggesa dijo...

Los dioses y sus líos, siempre con pasiones demasiado humanas.
Siempre es curioso cómo explicaban los antiguos las cosas de la naturaleza. Desde luego, siempre es más bonito que una prosaica explicación.

Un beso, Hatter.

Julius Humix dijo...

Vaya "Bloggesa", por fin resucitas. Lo cierto es que cuando hice esta entrada me acordé de ti, porque sé que te van mucho estos temas mitológicos, pero como has estado tanto tiempo "missing"... Bueno, me alegro de que estés de vuelta.
Saludos.