domingo, diciembre 02, 2007

ADVIENTO



Lo confieso, a mí este ambiente prenavideño que se va intensificando poco a poco a partir de ahora, me pone muy tierno, no sé si será porque son los días más cortos del año y las noches se van alargando hasta llegar al solsticio de invierno, las ciudades se iluminan con adornos y escaparates multicolores y nos acordamos más de los seres queridos que están lejos o que, simplemente, no están.

Una de las canciones que mejor reflejan este ambiente agridulce es "2000 miles" (1983) de los "Pretenders", un entrañable valsecillo prenavideño que es una preciosidad, con la tremenda voz de Chrissie Hynde que suena como un tiro directo al corazón, como si fuera una extraña nana que, en lugar de servir para dormir a los niños, nos despierta a ese niño que todos llevamos dentro.

De ese mismo año, también es aquella no menos entrañable canción que decía "I went back to Ohio, and my city was gone", que también refleja a la perfección ese sentimiento melancólico que experimentamos cuando regresamos al lugar donde tenemos nuestras raíces, pretendiendo reencontrarnos con nuestros recuerdos de la infancia o de la juventud, pero nos encontramos con que los lugares y las gentes que conocimos ya no están allí, ya no existen, porque todo ha cambiado, incluidos nosotros mismos.

Todavía no es Navidad, de hecho estamos en el primer domingo de "Adviento" (en la foto puede verse una Corona de Adviento), pero ya podemos paladear ese sabor agridulce que nos anticipa la Navidad, por más que nos queramos hacer los duros y decir que este año no vamos a caer antes de tiempo en el consumismo ni en la sensiblería empalagosa y artificial del espumillón y la purpurina. Pero cuando una noche vemos la nieve helada reflejando las luces con miles de destellos como diamantes brillando en la oscuridad, se nos vuelve a derretir el corazón y regresan los recuerdos...




Resuena en el sombrero: "2000 Miles".- The Pretenders (Akron (Ohio), 1983).

19 comentarios:

Raquel dijo...

Pues la verdad es que yo todavía no me he imbuido de espíritu navideño, para qué nos vamos a engañar. Y éstas van a ser unas Navidades un tanto peculiares, porque parte de la familia (mi hermana y yo, vamos) trabajaremos cuando todo el mundo se toma vacaciones.
Creo que hasta dentro de dos semanas no empezaré con los adornos
Un saludo.

Carmen dijo...

Pues yo no me vuelvo tierna con la Navidad... más bien al contrario, el carácter se vuelve agrio al pensar en cosas como las comidas impuestas, la compra de regalos, la musiquilla insoportable que sale a todo volumen... el deseo extendido de tener una felicidad forzada.. grrr.... mmmm..... ayyyy ;) Muackssss

Lula Fortune dijo...

Estoy con Carmen. He pasado de soportar estoicamente la Navidad a odiarla con ganas. Es más, se me agria el carácter,de por si dulce y alegre ;) y eso me fastidia. La iluminación de las ciudades me parece un gasto excesivo e inútil en estos tiempos de calentamientos globales que vivimos con apocalíptica hipocresía. Como no soy religiosa, tampoco le encuentro ese encanto íntimo y recogido. Y lo de comidas, villancicos y cortinglés me repatea.
Vamos que si quieres ver a tu hermano distante o decirle a tu padre que lo quieres, no tienes que esperar estas fechas para hacerlo.Siempre puedes volver a casa, aunque no sea Navidad.
Bueno, no quiero parecer ese odioso personaje de Dickens, así que cada uno a su bola. Es una humilde e iconoclasta opinión.
Besos debajo del muérdago (que sé que a ti te hace ilusión).

Mad Hatter dijo...

Gracias Raquel y enhorabuena por la publicación de tu novela, es un tremendo honor para mí que una escritora lea estas humildes líneas. Que os sea leve el curro navideño.

Carmen y Lula, lo cierto es que comparto muchas cosas de las que decís, la Navidad que nos imponen en las ciudades acaba cansando a cualquiera, por eso a mí, más que la Navidad en sí misma, me gusta este ambiente prenavideño, a pesar de que cada vez nos lo quieran adelantar más. No me lo explico, pero todos los años me coge este sentimiento tierno agridulce. A pesar de que los curas insisten mucho en que estamos en Adviento, tiempo de penitencia y espera, y todavía quedan tres semanas para Navidad.
Por cierto, Lula ¿Cómo sabías que todos los años recojo muérdago? Y lo cuelgo a la entrada de la casa.
Besos.

Raquel dijo...

Gracias a ti; el honor me lo haces tú al llamarme escritora. En eso, como en casi todo, no soy más que una aprendiza.
El curro me será leve, seguro, aunque suene raro, ese trabajo me gusta, es gratificante, y no hablo ahora de la cuestión económica. Y además, a las diez estaré en casa, para cenar con casi todos (faltará mi hermana, ya sabes, turno de noche)
Un beso.

Lula Fortune dijo...

Es que las gallegas somos medio "meigas". ;)

frikosal dijo...

Chico, yo aqui estoy con Carmen.

Este año espero que llegue por que si nada se tuerce nos vamos una semana a un lugar absolutamente remoto, sin luces, comidas, ni nada. Ni radio ni tv ni periodicos ni internet. Silencio total y al lado del fuego.

Máximo, una sesion de trineo en la nieve con los niños, comprar leña y guardarla, ir a ver los buitres en celo.

Pero en fin, no quisiera aguarte la ilusion, que cada uno tiene su punto de vista y son todos respetables. Feliz adviento.

Los niños ya tienen su calendario con las chocolatinas. Que cosas..

Mad Hatter dijo...

Ja, ja! Sabía que me ibas a decir eso, Lula, "haberlas haylas!"

Me parece una forma estupenda de pasar las Navidades "Friko" ¡Qué suerte!
Mi hija también tiene ya el calendario de chocolatinas (je, je) Y el próximo puente a poner el árbol y colocar los adornos por la casa ¡Si es que les hace una ilusión!

atikus dijo...

Me encanta la Navidad, soy muy folklorico, pongo el tipico árbol de navidad en casa en plan porteria, con mogollon de bolas y tiras de colores y la verdad es que aunque siempre puedo tener algún momento nostálgico. suelo estar muy contento, ademas me encanta el frío...¿¿¿¿Viva las nordicas y su padre Santa Klaus!!! :D

Mad Hatter dijo...

¡Sí Señor"Atikus"! Si es que a pelotas y a bolas, a tí y a mí, no hay quien nos gane.
Una pregunta... ¿Por qué es Santa y no San, cuando se trata de un señor con toda la barba???

el trenti dijo...

Hola Mad:

El jueves pasado, el periodista de Onda Cero, Carlos Alsina, en su programa de La Brújula hizo un editorial muy bueno sobre la Navidad, argumentando que, aunque lo pareciera, aún no han llegado señaladas fechas.

Pero, sí la pre-navidad. Sí, comidas y cenas impuestas, mucho buenrrollismo... Pero, a mí me gusta, Me gusta ver a la gente por la calle con su abrigo debajo de las luces de Navidad, que serán un despilfarro, pero a mí me gusta ver que las ciudades, por unos días, tienen un brillo especial...

De todos modos, a mi Diciembre siempre me gustó. Vale, quizá sea porque nací en ese mes pero, también porque hago balance del año y miro a mi alrededor y me doy cuenta de que, con todo, soy afortunado...

Yo también me pongo algo tonto con estos temas...Aiss..

Por cierto, la canción es alucinante.

"A bolas y a pelotas no hay quien nos gane". Anda que... Ya te vale

Un saludo

Mad Hatter dijo...

¡Feliz cumpleaños cuando te toque "Trenti"! Claro que sí, el solsticio de invierno siempre ha sido una fecha mágica, antes incluso de que existiera la Navidad.
Y lo del despilfarro de las luces ya me toca las narices, mientras los niñatos de las motos están quemando combustible todo el año haciendo carreritas, me niego a que la gente no pueda disfrutar de la iluminación navideña un mes ¡Venga ya hombre! Y hablando de hombres, ahora los niñatos quieren parecer más maduros y varoniles, con ese anuncio que sacan a hora con el vozarrón de José Sacristán "Ahora heredarás la tierra (la que quemas con el tubo de escape) y serás un hombre, hijo mío (bueno, los que se han dejado sus atributos en el asfalto, no tanto)".
Ya sé, ya sé, que no queda muy navideño, pero es que con estos temas me caliento. Perdón.

El futuro bloguero dijo...

Yo estoy aún desconectado de ese tema. (afortunadamente) Me imagino que será difícil escapar del espiritu de la navidad en unos días, aunque si puedo lo haré. jeje.

Estoy en la linea de frikosal, y su excelente entrada de hace un tiempo sobre como escapar de la navidad. Yo no soy partidario de la felicidad y sonrisa "porque es navidad" ni entiendo que se vendan turrones en noviembre ni entiendo las rebajas de verano en abril.

Pero respeto esas ilusiones, especialmente de los niños, con los calendarios de chocolatina, y los deseos de regalos y reyes magos.

Por mi parte, si puedo huiré como ya anunciaba, a ser posible a un país lejano con otra cultura y donde no se oigan villancicos ni se enciendan millones de luces-despilfarro, ni se adornen los bares con espumillones ni cosas similares.

Eso si, mis mejores deseos para los que dan una especial significación a esas fechas, y que las disfruten. Para mi son vacaciones laborales, sin más significados.

Mad Hatter dijo...

Bueno "Futuro espíritu de la Navidad" que disfrutes de tus vacaciones de invierno.
Es una pena, con lo bien que quedarías de rey Baltasar y la rubia azabache de paje. Lanzando caramelos a los críos desde una carroza o subido en un camello. No me negarás que exótico sí es ¿Eh?

WODEHOUSE dijo...

Bueno...lo que es la vida, el otro día estuve viendo en youtube videos de Pretenders, quería colgar alguno que no me decidí por cual y esque crissie hynde es mi musa, cada vez que oigo este tema tan envolvente, es algo como que arrastra, me da por llorar a mares y más hoy que no es mi día.
Esta época que empieza es para mí de mucho llorar...
Prometo ser más seria a partir de ahora y no gastarte más bromas que te ruboricen, son mis primeros propósitos de adviento. Lo cumpliré???.qué sé yo, te envío un beso de admiración.

El futuro bloguero dijo...

Sin duda, todo lo que sea dar caramelos a los niños y disfrutar de su sonrisa me apetece, pero probablemente habrá que tener amistades peligrosas para llegar a tener esos cargos...y no es mi caso

Mad Hatter dijo...

"Wood" hija, puedes ruborizarme todo lo que te dé la gana, pero no llores que me conmueves. No sabía que te afectaría tanto esa canción. Ánimo y un beso.

Ja, ja! "Futuro Rey Baltasar" ¿Cuándo se pasa usted por el colegio de mi hija entonces? Muchas gracias Majestad. Para servirle a Dios y a Usted.

Coronel Kurtz dijo...

Yo desde que tengo una hija veo la navidad de diferente manera. Nunca me ha gustado especialmente, además antes vivía al lado de un cortinglés de los que ponen atracciones para niños y aquello se tornaba un sinvivir. Ahora lo vivo a través de los ojos de ella, de mi hija.
Saludos, Sombrerero

Mad Hatter dijo...

A mí me pasa exactamente lo mismo. Supongo que es algo bastante frecuente, ya que los niños viven de una forma especial la Navidad.
Un saludo, Coronel.