jueves, noviembre 22, 2007

La Raza Evanescente


El 21 de noviembre de 1620 el barco "Mayflower" llegaba a las costas de Cabo Cod (actual Massachusetts) con los primeros peregrinos puritanos a bordo, sembrando la semilla de lo que años más tarde se convertiría en la nación de los Estados Unidos de América. El invierno de 1620-21 fue durísimo y los colonos europeos sobrevivieron gracias a la ayuda de los indios Wampanoags. Ese es el origen de la fiesta nacional del "Día de Acción de Gracias" (Thanks Giving) que se celebra el 4º jueves de noviembre (tal día como hoy), en recuerdo de los "padres peregrinos", pero… ¿Quién se acuerda de los indios que les ayudaron a sobrevivir aquel crítico primer invierno? ¿Cómo se lo agradecieron después los colonos europeos?

Ciertamente la relación entre los colonizadores y los nativos fue muy desigual a lo largo de la historia. Otros de los padres de la nación americana, los exploradores Meriwether Lewis y William Clark, guiados por el indígena Sacagawea, tampoco podrían haber acabado con éxito su épico viaje a la Costa Oeste en 1804, sin la ayuda de los indios Nez Perce, ya que cuando los exploradores cruzaron muertos de hambre el actual "Lolo Pass" (Montana) para continuar a lo largo del río Clearwater (en lo que ahora es el Estado de Idaho), los indios les enseñaron a reconocer y a cocinar algunas plantas silvestres como las Camas (Camassia quamash), parecidas a cebollas, gracias a las cuales pudieron sobrevivir.

La forma en que los colonos europeos les agradecieron esta ayuda fue apropiándose de sus tierras, profanando sus lugares sagrados y cementerios, esquilmando los búfalos, extinguiendo las palomas viajeras, transmitiéndoles enfermedades y liquidándolos a tiros directamente. Entre 1887 y 1934 el Gobierno de EEUU se apropió de 90 millones de acres de territorios indios, sin compensación alguna, y se calcula que el 75% de los lugares sagrados han desaparecido o son inservibles.

Cierto es que los indios tampoco eran "hermanitas de la caridad" que digamos y muchas tribus asesinaron de manera cruel y sanguinaria a los colonos blancos que osaban instalarse en sus tierras.

Los indios no entienden que la tierra pueda ser poseída, comprada, vendida o explotada, para ellos la tierra es su Madre sagrada, y para poder seguir recibiendo sus bienes, hay que cuidarla y ante todo respetar su naturaleza y sus leyes.

La Dra. Henrietta Mann, perteneciente a la tribu de los Cheyennes y catedrática de Estudios Nativos Americanos en la Universidad del Estado de Montana, explica: "A lo largo del tiempo, nosotros hemos estado aquí, hemos construido una cultura "de y sobre" la tierra. Tenemos nuestras propias y respetables versiones de cómo hemos llegado a ser. Estas historias sobre nuestros orígenes nos conectan con la tierra y establecen nuestra realidad y nuestro sistema de creencias. Tenemos la responsabilidad espiritual de renovar la Tierra, y hacemos esto a través de nuestras ceremonias, para que así nuestra Madre, la Tierra, pueda seguir sustentándonos. Reciprocidad y respeto forman parte de nuestra tradición. Para poder tomar, hay que dar primero. Espero que algún día la gente se dé cuenta de que no se puede sólo tomar, de que tienes que dar a la tierra algo a cambio".

En este sentido, son famosas las palabras que el jefe indio Seatle escribió al Presidente de los Estados Unidos en 1875: "Cuando el hombre blanco se convenza de que la tierra no le pertenece, sino que es él quien pertenece a la tierra, cuando sea una parte de la naturaleza y no se crea su dueño, entonces podrá progresar". Y otro jefe indio dijo en cierta ocasión: "Realmente, América no era salvaje hasta que llegó el hombre blanco".

Es significativo el hecho de que tras milenios de civilización indígena en Norte América, las únicas huellas apreciables, antes de la llegada del hombre blanco, eran algunas pinturas rupestres, petroglifos y las someras veredas trazadas en el suelo de bosques y pastos a golpe de mocasín.

La verdad es que actualmente entre la población blanca americana existe un cierto complejo de culpabilidad y sentimiento de arrepentimiento por las barbaridades cometidas en el pasado con el pueblo indio, lo cual se ha traducido en la implantación de algunos privilegios para la escasa población indígena que ha sobrevivido hasta nuestros días, mediante la concesión de becas universitarias o de algunas ventajas fiscales.

Por ejemplo, resulta chocante que al entrar en la reserva india de "Lac du Flambeau" en Wisconsin (paradójicamente el nombre es francés, mientras que la denominación de la ciudad industrial más grande del Estado es de origen indio: Milwaukee) uno empieza a ver a derecha e izquierda de la carretera numerosos casinos, ello es debido a que las tribus indias de este Estado están exentas del oneroso gravamen requerido para poder ejercer la lucrativa actividad del juego. Mientras que los caballos han sido sustituidos por "quads", y las tradicionales cabañas de corteza de abedul se han convertido en curiosas reliquias para decorar el jardín, únicamente utilizadas por los peques de la casa para "acampar" alguna que otra noche de verano.

Si bien, muchas de sus ceremonias y rituales se conservan con celo y con orgullo, y constituyen, además de un atractivo turístico, un motivo para que familiares y clanes se reúnan periódicamente. Es muy interesante visitar su bonito y didáctico museo, ubicado en el centro de visitantes.

En el mundo de las artes, algunas estrellas un tanto atípicas y rebeldes han apoyado los derechos de los pueblos indígenas. Como el polémico Marlon Brando, quien en 1973 rechazó recoger personalmente el Oscar concedido por su fantástico papel en "El Padrino" y envió en su lugar a una mujer vestida de india, "Sacheen Littlefeather", en protesta por el trato dado a los Indios Americanos por la industria del cine. Más tarde se demostraría que la mujer no era una verdadera india, sino una actriz californiana poco conocida llamada María Cruz, pero ahí quedó el gesto.

Finalmente, el cine acabaría compensando esa imagen negativa de los pieles rojas, con películas oscarizadas como "Bailando con Lobos" (1990) y "El Último Mohicano" (1992), dirigidas respectivamente por Kevin Costner y Michael Mann, en las que por fin "los buenos" son los indios. Así como la película de dibujos animados "Pocahontas" (1995) de Walt Disney.

Dentro de la música, el indiscutible icono americano del country –Johnny Cash- publicó en 1964 su álbum "Bitter tears: Ballads of the American Indian", enteramente dedicado a la causa indígena, con el que alcanzó éxitos tan notorios como "The Ballad of Ira Hayes". Y en 2002, poco antes de morir, cantó una estremecedora versión del tema "Pocahontas" de Neil Young.

Otro ídolo del country, Willie Nelson, también se ha distinguido por su relación con el mundo indígena, incluso su primera mujer fue una india Cherokee llamada Martha, con la que se casó en Waco (Texas) en 1953, aunque su matrimonio fue bastante tormentoso y terminaron separándose. "Cada noche era como revivir la batalla de Custer en El Álamo" llegó a decir Willie en broma, durante una entrevista. Y en 1998 se asoció con la tribu Kickapoo de Kansas para crear el "Outlaw Music Channel", cadena por satélite dedicada a la cultura indígena y al country alternativo.

Otro representante del "Alt-country" o "Americana", Jason Ringenberg (excantante de Jason & the Scorchers), ha grabado canciones como "Chief Joseph´s Last Dream" incluida en su LP "Empire Builders" (2005) en el que también aparece una cita del sabio "Alce Negro".

Uno de los pocos indios americanos que ha alcanzado fama a escala mundial como artista musical ha sido el sin par Link Wray, uno de los primeros rockeros que, sin embargo, ha sido un tanto olvidado, eclipsado por los grandes "padres oficiales blancos" del Rock and Roll: Bill Haley y Elvis Presley.

Lincoln Wray nació en Dunn (North Carolina) el 2 de mayo de 1935 (5 años arriba o abajo), hijo de predicadores indios, se crió escuchando gospel y blues. Cuando la familia se mudó a Portsmouth (Virginia) en 1944, vivían en una caravana y tuvieron electricidad por primera vez. "Teníamos zapatos y empezamos a comer regularmente", dijo Link, recordando aquellos años.

Junto con sus hermanos, Vernon y Doug, formaron la banda de western swing "Lucky Wray & the Palomino Ranch Hands", aunque dijo: "La música country no me ponía demasiado". "Yo escuchaba a Elmore James, Leadbelly. Incluso entonces, antes de que existiese el rock´n´roll, nosotros ya éramos rockeros. Tocábamos "Bonaparte´s Retreat" y "Tennessee Waltz" al estilo rock´n´roll cuando todavía eran los años 40".

Actualmente, grandes músicos como Dick Dale, Deke Dickerson y el ya mencionado Jason Ringenberg han rendido tributo al autor de "Rumble", con el que Wray creó un nuevo sonido con la guitarra eléctrica, un tanto agresivo y hasta amenazador. Tanto es así, que Link insiste en que muchos de sus singles de aquella época (primeros años 60) fueron vetados en algunos lugares "¿Pero dónde se ha visto que se prohiba un instrumental?", se preguntaba Link con razón.

Hasta poco antes de morir a los 76 años de edad, el 5 de noviembre de 2005, en una Isla Danesa a la que se retiró, Link Wray continuó tocando y demostrando una envidiable fuerza y espíritu rebelde.

Otra personalidad famosa por la que también corre algo de sangre Cherokee es la cantante y actriz Cher, pero sólo en parte (1/16 del lado materno, su aspecto exótico se lo debe principalmente a su padre Armenio).

Una significativa diferencia entre blancos y pieles rojas es lo concerniente a su relación con algunas drogas legales como el alcohol y el tabaco. Con respecto al primero, parece comprobado científicamente que existe una mayor sensibilidad y predisposición genética al alcoholismo de la raza india, la famosa "agua de fuego" de las películas, que causó y causa estragos en las reservas indias.

En cuanto al tabaco, los indios tradicionalmente han hecho un uso ritual del mismo en sus ceremonias sagradas, la también famosa "pipa de la paz". Lewis, dos semanas después de fumar Tabaco Indio (Nicotiana quadrivalvis) con los indios Arikaras, anotó en 1804 lo siguiente: "No afecta a los nervios de la misma manera que lo hace el tabaco cultivado (N. tabacum)".

Mientras que, actualmente, tanto en América como en Europa se está llevando a cabo una feroz guerra antitabaco, por sus nocivos efectos sobre la salud humana que también afectan a las arcas públicas de la Seguridad Social.

Por desgracia, el pueblo indio tampoco se libra de la lacra de la violencia y la irracionalidad, como lo demuestra la horrorosa masacre protagonizada por Jeff Weise, un joven de la reserva india de Red Lake (Minnesota), quien el 23 de marzo de 2005 asesinó a tiros a 9 personas, entre las que estaban su abuelo y varios compañeros y profesores de su instituto, para acabar suicidándose. Al parecer el joven estaba desequilibrado y mantenía contactos con grupos neonazis (¡¡¿¿??!!).

Para terminar, me despido con la impresionante plegaria pronunciada por el sabio "hombre sagrado" de los Oglala Sioux -Alce Negro-, en la que explica el significado de la pipa de la paz:

"Sé que lo que voy a hacer es bueno; y como no hay cosa buena que pueda ser hecha por un hombre solo, primero haré una ofrenda y enviaré una plegaria al Espíritu del Mundo, el cual me ayudará a ser verdadero.

Ahora lleno esta pipa sagrada con la corteza del sauce rojo; pero antes de fumar debes saber cómo está hecha y qué significado tiene. Estas cuatro cintas que cuelgan del palo son los cuatro cuartos del universo. La negra es por el Oeste, donde viven los seres del trueno que nos envían la lluvia; la blanca es por el Norte, de donde viene el gran viento blanco purificador; la roja es por el Este, donde nace la luz y donde vive la estrella de la mañana que da sabiduría a los hombres; la amarilla por el Sur, de donde viene el verano y el poder de crecer. Pero, después de todo, estos cuatro espíritus son solamente un Espíritu, y esta pluma de águila de aquí es por ese Uno, el cual es como un padre, y también es por los pensamientos del hombre que deberían subir tan alto como las águilas.

¿No es el cielo un padre y la tierra una madre, y no son todos los seres vivos con pies, alas o raíces sus hijos?

Y este cuero sobre la pieza de la boquilla, que debe ser de piel de bisonte, es por la tierra, que es de donde venimos y de cuyo pecho mamamos como niños pequeños durante toda nuestra vida, junto con todos los animales, aves, árboles y hierbas. Y porque significa todo esto, y más de lo que ningún hombre puede comprender, es por lo que la pipa es sagrada.

Ahora enciendo la pipa y, después de ofrecerla a los cuatro poderes que son un solo Poder y enviar una plegaria a cada uno de ellos, fumaremos juntos. Primero ofrezco la pipa a el Uno de allá arriba y le envío esta plegaria: …

Ahora, amigo mío, fumemos juntos para que no pueda haber otra cosa entre nosotros sino el bien."

(Extraído del libro: "Black Elk speaks", de John G. Neihardt (1.932)).

¡Happy Thanksgiving!

Resuena en el sombrero: "Rumble".- Link Wray (Accokeek (Maryland), 1958).




El cuadro de arriba es la primera representación conocida del "Thaksgiving" pintada por el pintor Jean Louis Gerome Ferris (1863-1930), en la que, irónicamente, parece como si fuesen los colonos blancos los que alimentasen a los nativos pieles rojas ¡Increíble!

13 comentarios:

frikosal dijo...

Yo tengo entendido que los primeros hombres que llegaron a America, los antepasados de los indígenas que tu cuentas, también cazaron grandes herbivoros (mastodontes) hasta su extinción (como en Europa y Asia).

Pero después aprendieron a no hacer lo mismo con los bisontes, y hubieran permanecido indefinidamente en equilibrio con el medio, de no haber llegado los europeos.

O sea, si eres pacífico y sostenible, alguien más bestia vendrá y te sacudirá.
Hasta que al final se vaya todo a tomar por saco, poco falta.

Red River dijo...

Ves, pues hala, a fumar!

Qué grande Link Wray!

Mad Hatter dijo...

Así es "Friko", últimamente te veo un tanto negativo y fatalista.
Está claro que todo tiene un principio y un fin, el hecho de saber que algún día todo terminará no debe impedirnos trabajar, hacer cosas, crear obras de arte y divertirnos hasta que llegue ese momento. Porque se trata de ser lo más felices que podamos mientras dure esto.
En ese sentido, el asunto es algo menos descorazonador para los que somos creyentes, que creemos que algo de nuestro espíritu perdurará en algún sitio o en alguna dimensión, en forma de algún tipo de energía. Por cierto ¿Os habeis fijado en el enorme crucifijo que lucía el bueno de Link en el vídeo?
Una parte de él ha permanecido tras su muerte en sus discos y en este humilde blog, por ejemplo.

¿Ves? en cambio "R.R." fuma la pipa de la paz la mar de tranquilo y también tiene un palo muy pero que muy ROJO que recogió del Río (je, je).

Coronel Kurtz dijo...

Sr Hatter: Encuentro siempre interesantes tus artículos y esa forma de conectar con la música que tienes. No conocía al tal Link Wray pero sí el tema. Si no me equivoco aparece en alguna peli de Tarantino o Robert Rodriguez, pero no recuerdo cual.
Es una lástima que una cultura como la india americana haya sido exterminada solo por una cuestión de tierras. Imagino que está en la naturaleza del hombre, que resulta inevitable que la codicia se imponga a cualquier otra consideración moral. Ya sucedió en otras grandes colonizaciones y nosotros no nos quedamos atrás en la que protagonizamos en nuestras americas. Por no hablar de las barbaridades que se han hecho en África, de manera más reciente, casi actual.
Un saludo

Mad Hatter dijo...

El grave problema de la cultura occidental es que no sabemos o no podemos parar nuestro desarrollo, somos como algunos tiburones que se asfixian si se detienen.
En cambio, las culturas primitivas como la de los indígenas americanos parece que habían conseguido llegar a algún tipo de equilibrio con su entorno finito.
Nosotros en cambio nos dedicamos a explorar Marte y otros posibles planetas en los que poder seguir creciendo, porque ya estamos viendo que la Tierra se nos queda pequeña ¡Ilusos acaparadores!
Muchas gracias Coronel.

El futuro bloguero dijo...

Wow, veo que siguen los artículos sobre los indios americanos. Tras el super post de Bloggesa sobre Seatle, y otros tuyos sobre Pocahontas etc, que hemos ido disfrutando, otro, enlazando con la historia del Thanksgiving day y con Link Wray, que tampoco conocía por el nombre, aunque me parece que está en una de las de Tarantino.

Perdona mi ausencia anterior pero ahora más recuperado, vuelvo a disfrutar de tus entradas.

Y qué bien documentado.

Mad Hatter dijo...

Gracias "Futuro Sioux" yo también disfruto mucho con las tuyas, creo que esta vez hasta nos hemos cruzado en los comentarios (je, je).
Buen finde a todo/as!!!

atikus dijo...

La verdad es que es una gozada las historias que cuentas, deberías hacer un corto, ...vamos te estoy viendo de indio en las montañas de logroño con un arco y fumandote una seta ;)
...se pueden fumar las setas????

Mad Hatter dijo...

Je, je, gracias "Atikus-rostro-pálido". La verdad es que de pequeño me fabriqué un arco con una rama de sauce y un par de flechas con varas de avellano y plumas, aunque se me rompió en seguida ¡Jau!

el trenti dijo...

Madre mía, grandioso post. Creo que aún tengo que digerirlo porque ha sido demasiada informaición junta... Oye, que poco a poco le vas sacando a uno de la ingnorancia más profunda...

Un saludo

Mad Hatter dijo...

Gracias "Trenti", es recírpoco ya que yo también aprendo mucho con vosotros.
Saludos.

nancicomansi dijo...

LA inconsciente prepotencia del hombre blanco, simpre al acecho, siempre voraz...
Me pregunto que tipo de defecto genético anidará en nuestra sangre...no sé, algo debe haber de defectuoso, alguna tara, algo que explique la maníaca obsesión de poseer a la fuerza, y destruir, incluso invocando así nuestra propia desgracia...
bueno y triste este post, Mad, pero necesario...

Mad Hatter dijo...

Buena pregunta, Nanci, la grandeza del ser humano, pero también lo que nos hace peligrosos es que tenemos libertad y raciocinio, lo cual es maravilloso cuando las utilizamos bien, porque, además de hacer cosas grandes y bellas, somos plenamente conscientes de ello, pero, desgraciadamente las más de las veces las utilizamos mal, por errores o a drede, lo cual es mucho peor, claro. La cultura, la filosofía, la ética y la religión surgieron para tratar de solventar el problema, pero todavía nos queda mucho camino por recorrer ¿Llegaremos a tiempo? "Pocahontas" ¿Cuando llegarás a ser Presidenta?