lunes, octubre 08, 2007

Eat me/Don´t eat me





La forma, color y periodicidad de los frutos de las plantas están estrechamente relacionadas con las estrategias reproductoras de éstas, que, básicamente, podríamos resumir en dos:

Por un lado están las que se aseguran de que sus retoños tengan un buen comienzo en la vida mediante la producción de semillas con una gran cantidad de reservas nutritivas y por lo tanto de bastante peso y tamaño, lo cual las hace también ser muy apetecibles para un buen número de animales (roedores, jabalíes, cérvidos, palomas, arrendajos, gorgojos, etc). Esta estrategia es asumida por casi todas las especies principales de nuestros bosques, es decir árboles que suelen formar grandes masas contínuas como son los pinos y las fagáceas (hayas, castaños, robles y encinas), así como los arces (Acer).

Las cosechas de semillas de estos árboles suelen ser muy irregulares, hay años que apenas producen nada de semilla, mientras que otros años se producen cosechas excepcionalmente abundantes, es lo que se denomina vecería. La finalidad de esta estrategia es evitar que los comedores de semillas se acostumbren a cosechas muy regulares, de forma que la población de estos predadores se adaptaría fácilmente a la cosecha anual, propiciando que estos animales devorasen todos los años la práctica totalidad de las semillas, no dejando ninguna para su fin principal que es la reproducción de los árboles. Esto, lógicamente, sería catastrófico para la superviviencia de los bosques, y es por ello precisamente que estas especies nos sorprenden cada 4 ó 5 años con cosechas extraordinarias que no pueden ser totalmente consumidas por las poblaciones habituales de predadores.

Concretamente, en la reproducción y dispersión de las bellotas de nuestros robles y encinas (Quercus) juega un papel muy importante un pájaro, un bello córvido de nuestros bosques llamado Arrendajo (Garrulus glandarius) que durante el otoño se dedica a transportar bellotas en su gaznate y en su pico, que luego esconde enterrándolas en el suelo, al objeto de guardar reservas para el invierno, aunque luego no es capaz de encontrar una buena parte de ellas, las cuales germinarán a la primavera siguiente.

Esta misma labor también es realizada por la simpática ardilla, si bien este roedor tiene la mala costumbre de morder el embrión de las bellotas antes de enterrarlas, precisamente para evitar que germinen.

Pero hay otros árboles que lo que necesitan es precisamente que sus frutos sean devorados por los animales para que sus semillas sean dispersadas por todos los rincones del bosque, es la denominada "zoocoria". Los frutos de estas especies suelen tener colores brillantes y pulpas jugosas, mientras que sus semillas son capaces de atravesar el tracto digestivo no sólo sin ser dañadas, sino en condiciones ideales para germinar. Suele tratarse de las especies denominadas secundarias, es decir, árboles y arbustos que viven de forma aislada y dispersa por los claros de los bosques de manera poco abundante, como por ejemplo: cerezos y endrinos(Prunus), maguillos (Malus sylvestris), serbales, pomares y mostajos (Sorbus), acebos (Ilex aquifolium), espinos (Crataegus y Rhamnus), rosales (Rosa), zarzas y frambuesos (Rubus), groselleros (Ribes), viburnos (Viburnum), cornejos (Cornus sanguinea), cornicabras (Pistacia terebinthus), enebros y sabinas (Juniperus) y tejos (Taxus baccata), entre otros.

Estas especies suelen producir cosechas de frutos más o menos abundantes todos los años en función de la climatología más o menos benigna o desfavorable que hayan disfrutado o padecido.

Esto de que algunos frutos necesiten ser comidos para que sus semillas puedan germinar y dispersarse adecuadamente, me recuerda aquella galletita que decía "Eat me" de "Alicia en el País de las Maravillas", una novela y una película que han inspirado a muchos artistas como por ejemplo Jefferson Airplane, a finales de los 60, y más rencientemente a elementos tan oscuros y psicóticos como Marilyn Manson, quien ha sacado hace poco un LP titulado "Eat me, Drink me", que no voy a poner (no os asusteis), sino que os dejo con este vídeo del fabuloso y agobiante comienzo de la película de Disney amenizado con la música de Pink Floyd (The Wall):



En la 2ª foto: Frutos de Cerezo de racimo (Prunus padus), en la Sierra de la Demanda (La Rioja).
En la 3ª foto: Bellotas de Rebollo (Quercus pyrenaica), en los Moncalvillos (La Rioja).
En la 4ª foto (de izquierda a derecha y de arriba abajo): Avellano (Corylus avellana), Acirón (Acer opalus), Cerezo de racimo (Prunus padus), Pomar (Sorbus domestica), Arce de montpellier (Acer monspessulanum), Mostajo (Sorbus torminalis), Castaño (Castanea sativa) y Roble pubescente (Quercus humilis). Con algunas de las hojas que visten de color el otoño de los bosques norteños.

No resuena en el sombrero: "Eat me, Drink me".- Marilyn Manson (Florida (USA), 2007).

12 comentarios:

WODEHOUSE dijo...

Me ha superencantado el vídeo. En la sierra de la demanda que suelo frecuentar bastante, subiendo hacia las aldeas hay un ligar que tienen unas cerezas exquisitas, puro manjar. El molino se llama donde las recogen los que como premio a su caminata pues solo se puede subir o a lomos de caballo o caminando, disfrutan de tan delicioso premio. Muy ricas.!!

La entada de hoy es un diez sobre diez. Cuánto sabes y cuanto aprecias la naturaleza.

Á. Matía dijo...

Madre mía, otra entrada en la que no sé que comentar porque yo de flora y fauna pues... Bueno sí, que te voy a proponer para que des Consejos de Jardinería en Bricomanía...

Un saludo

Mad Hatter dijo...

Pero cómo se nota que eres paisana, "Wood", efectivamente las cerezas de la Demanda tienen fama, nosotros estamos seleccionando e investigando, junto a los compañeros de "Valonsadero" en Soria, pies de cerezos silvestres para madera de calidad.

Álvaro, chaval, urbanita, te voy a dar pal pelo ¡¡¡Aaaaggg!!! Pero cómo se pueden comparar los bosques naturales con bricomanía! Esta te la paso porque me caes bien, pero haz el favor de no decirme estas cosas.

Á. Matía dijo...

¿Lo dices por lo de la madera? Claro, tiene sentido.

Sí, yo de ciudad. Nací y crecí en ella, que se le va a hacer.

Mil perdones

Mad Hatter dijo...

No Álvaro, lo digo porque la jardinería tiene muy poco que ver con la selvicultura y con los montes. Pero no te preocupes, ni te lo tomes en serio, lo decía en broma. Es un hecho que la inmensa mayoría de la población vive en las ciudades, y es culpa del sector forestal el no darnos más a conocer a la sociedad urbana. Por eso en mi blog me gusta hacer algo de labor divulgativa, lo mismo que os recomiendo el blog de "Forestman" que es más específico, informativo y no "desbarra" tanto como este sombrerero loco (je, je).

WODEHOUSE dijo...

Voy a ir este fin de semana a por cerezas...

lateral zinker dijo...

ya lo dijo Chimo Bayo, ésta no, ésta sí, esta me la como yo!
perdón por la salida de tono, pero soy urbanita como el amigo Alvaro ...
pero siempre he preferido los rovellons y los perrechikos al bacalao!

Mad Hatter dijo...

"Wood" hija que ahora no es época de cerezas. Por cierto, las cerezas del cerezo de racimo o cerezo-aliso (Prunus padus) que salen en la foto, no se comen, son muy pequeñas, muy amargas y casi todo es hueso, son una especie de "engañabobos" para los pobres pájaros, porque lo cierto es que tienen una pinta extraordinaria.

"L.Z." la próxima vez que vayas por el Rasillo, vete a comer al restaurante de las Cuevas de Ortigosa, cruzando un puente que dá un poco de yu-yu, son especialistas en platos con Boletus.

Que aproveche, y cuidadito con lo que os meteis en la boca.

WODEHOUSE dijo...

Pues si no puedo coger cerezas???qué cojo?. Las setas me dan miedo y endrinas ya se pasaron también para el pacharán casero. ya se sabe: nueve mese, como un embarazo y listo!. Un besazo, ¡locuelo con sombrero de vaquero!!!

LE MOSQUITO dijo...

¡Qué joías las ardillas! Y yo que pensaba que contribuían, de igual manera que arrendajos y otros animalicos, a la siembra de futuras plantas. Supongo que este comportamiento, el de la ardilla, también responderá a un papel concreto para el quilibrio de la naturaleza.
Me ha gustado mucho esta entrada, Mad. Fíjate que tengo cerca arendajos y ardillas, pero no conocía estos detalles, y no por falta de observación.
Muchas gracias.
:)

Mad Hatter dijo...

"Wood" todavía estás a tiempo de coger endrinas y maguillas, que están mejor después de que les han caído las primeras heladas. En Ezcaray tienes muchos expertos seteros, locales y vascos, por allí hay demasiada competencia (je, je).

"Le Mosquito", alguna bellota de las que entierran las ardillas también se salva, pero tienen esa manía de morder el embrión, cosa que no pueden hacer con nueces y avellanas que sí dispersan con eficacia. Pero el trasiego de arrendajos con bellotas en el pico es continuo, y este año hay un cosechón de semilla de rebollo (Quercus pyrenaica) y quejigo (Q. faginea).
Saludos a todos, muchas gracias por vuestros interesantes comentarios y que paseis un buen y largo finde.

WODEHOUSE dijo...

Ya te cuento!. Son de pesaos con ese tema de las setas, ya...Este fín de semana que viene me ha dicho el padre de mi amigo este que es forestal que te conté que vive en Logroño y trabaja en verano en los incendios, que va a haber en Ezcaray un congreso micológico importantísimo a nivel mundial. Creo que es este próximo finde semana que viene ahora.