martes, octubre 30, 2007

Bares ¡Qué lugares!


Ayer realicé uno de esos viajes relámpago a Madrid que suelo hacer de vez en cuando para asistir a reuniones de trabajo, regresé a mi antiguo barrio de Argüelles, un barrio que se está quedando viejo, sucio y caduco, a pesar de estar en una de las zonas más selectas y céntricas de la ciudad, debido al envejecimiento paulatino de sus habitantes, de modo que se está transformando en una especie de gigantesco "hogar del jubilado".

No obstante, todavía hay bastante actividad comercial en la zona y muchos locales cambian de un viaje para otro, si bien hay media docena "de los de toda la vida" que no han cambiado ni un ápice en los últimos 40 años, y, como es lógico, la mayoría de ellos son bares y cafeterías, aunque también hay alguna que otra tienda de ultramarinos, librería y zapatería.

En esta ocasión me voy a referir a dos vetustos establecimientos hosteleros como son las "Bodegas Jiménez" y la "Cafetería California". El primero es la típica taberna o bar de tapas, cañas, vinos y vermuts, con su típico mostrador de mármol blanco; su barra con reposapiés dorado; su olorcito a aceitunas, vermut, calamares fritos y tabaco; sus papeles, palillos y huesos de aceituna tirados por el suelo, bajo la barra; sus letreros por las paredes indicando que hay gazpacho en verano, caldo en invierno y callos siempre; sus mesitas con tapete verde en un rincón, con un grupo de abueletes echando la partida de cartas (tute, subastao, brisca, julepe o mus) o de dominó; y su barman de siempre, con su camisa blanca remangada y delantal verde con rayas negras horizontales, permanentemente con un trapo grisáceo en la mano y con un palillo en la boca, con su punto de salero, desparpajo y chulería.

La "Cafetería California", por su parte, es más amplia y elegante, permanece con la misma decoración desde el año 1972, con sus relieves geométricos de madera en las paredes, sus mesas de formica, sus sillas con tapicería de plástico verde pistacho, sus espejos trapezoidales irregulares en las columnas y una enorme y vieja fotografía en blanco y negro, enmarcada en la pared del fondo, tomada desde un avión y en la que puede verse cómo era la Ciudad Universitaria y la zona de Moncloa, a finales de los años 60.

Es la típica cafetería en la que desayunan su cafelito o su chocolate con churros los comerciantes de la zona por las mañanas y en la que, por las tardes, meriendan las viejecitas, devorando tortitas con nata y sirope, mientras observan el ir y venir de los transeúntes que pasan por la calle, al otro lado de las grandes cristaleras que dan al exterior. Los camareros son mayores, serios, callados, discretos y van vestidos de blanco con pajarita negra. A la mayoría de los clientes, como son conocidos, les sacan las consumiciones según entran por la puerta, sin pronunciar palabra, les basta con un simple y rápido cruce de miradas para saber lo que va a tomar cada uno.

En fin, son dos clásicos prototipos típicamente madrileños en los que me gusta entrar a desayunar, a tomar el aperitivo o a merendar, cada vez que vengo a la capital del reino ¡Salud compadres!



Resuena en el sombrero: "Al calor del amor en un bar".- Gabinete Caligari (Madrid, 1986).

10 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Otra vez que vengas con un poco más de tiempo, avisa y te recibimos como te mereces...

nancicomansi dijo...

AYYYYYYY!!! que "bonito" lo describes, con sus servilletas y palillos por el suelo y todo ( yo, que no lo soporto...)...que reque-castizo y resalao....
LOs GAbinete, que gracia, en su etapa "toreril"...siempre me ha gustado esta canción, tan "pachín-pachán", veo chicas apretadas de faldas, con escote y tacón y chicos caballerosos que les ceden el asiento con galanura y tupé...

Gracias por el recuerdo, Mad!!

maite dijo...

Madrid tiene un sabor especial!!!

LE MOSQUITO dijo...

Sí: está muy bien descrito. Mira que a mi ese paisaje de jubilados, antaño cubiertos por abrigos loden, sombreros con plumita, collares de perlas "carmenpolianos" y tintes de pelo en brillos malva, siempre me tiró un poco para atrás, y me sentía mejor en Lavapiés, donde también viví un tiempo, y donde también hay bares (¡qué lugares!)con humanos que parecen paisajes.
Hoy, la verdad, no me siento bien en ningún lugar de Madrid. Uno no está preparado para cambios tan traumáticos (percepción personal) como los que he percibido en tan pocos años.

"¡Pase el señor al fondo, que hay sitio!"

WODEHOUSE dijo...

Muchos de estos barrios se están poblando de viejitos, el de ventas, el de Salamanca, más por la zona que me gusta que es por la paza de manuel Becerra donde trabajé tanto tiempo y vivían mis tías. la cafeteria california, es equiparable a Nebraska en Bravo murillo, todo un clásico setentón.

Sí..Aun quedan bodeguitas de este tipo, el Yela en D. ramón de la Cruz/ Castelló. En la calle Hermosilla, enfrente del mercado de la paz hay otro mítico bareto. El Urumea, (tristemente ha desaparecido pues han hecho casas de alto standing) lleno de taxistas en condes del val ,detrás de mi colegio en el que pasaba horas y horas decidiendo donde ir con mis amigos los sábados por la tarde-noche, La Flor de Valdepeñas, encantadores los camareros de toda la vida, pero por estar cerca del Bernabéu no ir los días de partidos...muy bien traída la canción.

No me quiero enrrollar más, con este tema...pero da para horas.

Mad Hatter dijo...

Gracias "FutBlo", ya os avisaré otra vez si voy con horarios más razonables.
Gracias a todos los demás también, coincido plenamente con vosotros.
Los "Gabinete Caligari" es que eran grandes expertos en bares castizos, aunque más que el "As" leían sobre todo las crónicas taurinas.
Saludos.

atikus dijo...

Pues si hombre, unas tapitas ya me apetece compartir por arguelles o malasaña...que no falte!!!

te echamos de menos tío!!

frikosal dijo...

Aqui andamos mal de bares, poquisimos habra en mi pueblo que resistan la comparacion con estos que dices. Entre las perfidas franquicias por un lado, el aumento de precios y consiguiente disminucion de clientela por otro..

Buena entrada

WODEHOUSE dijo...

Por cierto!. Ayer día 1 estuve en san Ginés viendo a la virgen de Valvanera"Sol de la Rioja" y estaba todo precioso,iluminado a tope, para nada lúgubre como antaño y recién restaurado, precioso San Ginés. Has estado reciente mente???. Pues ves cuando puedas, me quedé prendada...aún me dura

Mad Hatter dijo...

Pues no sabía que había una Iglesia en Madrid (San Ginés) que tuviese una imágen de la Virgen de Valvanera, iré a visitarla la próxima vez que vaya, aunque lo mismo me parte un rayo por poner vídeos de los Cramps, con la pecaminosa Poison Ivy.